Hábitos saludables para nuestros hijos

Cuando somos solteros o no tenemos la responsabilidad de cuidar de otra persona, nuestra vida se basa en decidir si hacer o no lo correcto, incluso en la comida nos damos ciertos “gustos” como frituras con cerveza, dulces más allá de lo que sabemos es equilibrado, o nos quedamos en casa en el tiempo libre viendo la tv. Pero cuando un bebé llega a nuestra vida, entendemos que debemos cambiar obligadamente todos nuestros horarios, los de descanso, los de comida, y observamos que a medida que vamos ordenando las rutinas todo termina siendo mucho más fácil y divertido, disfrutamos más la responsabilidad cuando logramos organizar (al menos un poco) el caos de la maravillosa vida de padres.

A medida que los pequeños van creciendo comienzan a copiar todo lo que ven en nosotros, desde las expresiones para hablar, la manera en que nos sentamos a comer, y cientos de costumbres de los adultos que se van haciendo también, propias de los más chiquitos de la casa.

Todos queremos llegar a casa y relajarnos en el sofá sin movernos hasta el otro día, pero lo cierto es que los niños nos re-educan a vivir de una manera más saludables. Para velar por la salud de nuestros amados hijos, aprendemos a salir al menos un momento cada día, y empezamos a comprar frutas y verduras en mayor medida que antes, ya que el consejo de los pediatras es mantener una alimentación equilibrada para colaborar en su desarrollo. ¿Pero todo esto alcanza?
Lo cierto es que no, no alcanza con comprar más frutas y verduras, ni con salir un momento con el celular pegado a la oreja, ni con llegar a casa y pedirles que hagan las tareas mientras nosotros vemos el programa informativo en la TV.
Sin dudas los pequeños toman como natural lo que viven a diario, por lo que será necesario ayudarlos a que nos copien haciendo actividades saludables. Tener un frigo con alimentos saludables (pocas azúcares procesadas), incorporar la miel para endulzar bebidas, y alejarnos de las frituras, las cuales si se pueden comer para cumpleaños u otras fiestas. En cuanto a la actividad física, los niños deben vernos realizarlas para visualizar también los beneficios; los niños con padres que realizan deportes reconocen rápidamente la actitud de cuidar de su cuerpo y de ver la belleza como producto de una actitud diaria y constante, alejándose de los nocivos conceptos de estética de nuestros días y acercándose a la idea de salud como una cuestión divertida, natural y cotidiana.

¿Qué pasa si no tenemos el tiempo para hacer todo?, no es necesario que todos los días preparemos nosotros mismos la comida, combinando grupos alimenticios de la mejor manera, ni que todos los días salgamos a correr una hora y pasemos otra hora haciendo gimnasia, pero sí podemos comenzar con rutinas de 15 minutos diarias, o cada dos días; incluso podemos acompañar a nuestros hijos a sus actividades deportivas y demostrarles nuestro entusiasmo, explicándoles diariamente sobre nuestros agitados horarios de trabajo.

Quizás una manera de probar el tema de las costumbres, es que nuestros pequeños nos vean arreglar la cama todos los días con una sonrisa, y podrás observar que al cabo de un poco tiempo tu niño o niña lo hará solo y con la misma felicidad. Lo mismo sucede con los juguetes.
La edad perfecta para insertar hábitos y costumbres se inicia a la edad de 5 años, y es necesario reforzarla con pedidos de ayuda y no órdenes imperativas.

Anuncios

Responder

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s